top of page
  • Foto del escritorPaula Cavadini

Nada se pierde, todo se composta.

El compostaje es una técnica muy simple y se puede llevar a cabo fácilmente en nuestros hogares. Es el producto de la descomposición natural de la materia orgánica hecha por los organismos descomponedores (bacterias, hongos) y por pequeños animales detritívoros, como lombrices y escarabajos.

 

Esta práctica tiene muchos beneficios, entre los que se destacan:

  • Se reducen los residuos en un 50% aprox.

  • Se obtiene abono orgánico rico en nutrientes que mejora considerablemente la características del suelo eliminando el uso de fertilizantes.

  • Se reducen los costos y el consumo energético del transporte de los residuos, con los consiguientes beneficios para los ciudadanos y el medio ambiente.

 


¿Cómo hacer un compost en casa?


Debemos agregar a nuestra compostera, los materiales cortados en trocitos pequeños para que se degraden más rápido.


Para que se desarrolle correctamente es aconsejable combinar un 40% de desechos húmedos con un 60% de residuos secos (restos de poda, pasto cortado, hojas secas, etc).

 

No todo puede ser incorporado al compostaje. NO DEBEMOS TIRAR:

 

  • Alimentos de origen animal (excepto cáscaras de huevos), alimentos procesados y comidas elaboradas incluido el pan, restos sanitarios como pañuelos y papel higiénico, heces de animales domésticos, plantas semillas no deseadas, maderas tratadas con productos químicos y papel o cartón limpio (la mejor opción es separarlos para reciclaje)


  • Se recomienda poner los residuos haciendo capas alternadas en formato tipo sándwich, comenzando por los “secos y marrones” seguidos de los “verdes y húmedos”. Conviene que la última capa sea de “marrones y secos” para absorber la humedad y tapar olores.

 

  • Hacer capas finas y alternadas, eso evitará que el material se apelmace. Mantener la relación 40/60 de húmedos y secos en el grosor de las capas. Mucho verde hará que se pase de humedad, mucho seco hará que se frene la descomposición.

 

  • Una vez por semana debemos revisar la humedad (50-60% humedad ideal). Para hacerlo, tomar un puñado de material y apretarlo. No se debería generar ninguna gota al apretar la muestra, y se debería compactar. Si al apretar la mezcla se generan gotas de líquido que escurren por la mano quiere decir que el material se encuentra muy húmedo. En ese caso, podemos agregar material seco o marrón como trozos de cartón, aserrín, viruta u hojas secas. Por el contrario, si el material no se compacta es que se encuentra muy seco, entonces será necesario regar. 


  • Podés sumar lombrices para que puedan alimentarse y de esta forma degradar la materia orgánica.

  

El compost estará listo, cuando veamos que:

 

  1. Se encuentra a temperatura ambiente.

  2. No se pueden identificar los residuos que se vertieron (todo el material tiene aspecto homogéneo).

  3. El color es oscuro o negro similar al café.

  4. Suave olor a bosque o a tierra húmeda.

 

Sumate a compostar, no solo vas a reducir tus residuos sino que vas a evitar los malos olores de tus desechos. ¡Te vas a copar! 

Comentários


bottom of page